Un empresario mató a balazos a uno de los seis ladrones que entraron en su casa

Policiales 23 de mayo de 2018 Por
El hombre de 67 años fue despertado por la alarma y tomó una pistola 9mm para enfrentar a los delincuentes; para la Justicia se trataría de un justificado caso de protección personal
2691384w1033

El sonido de la alarma interrumpió el sueño de la familia. El dueño de casa, un empresario textil de 67 años, no dudó y buscó su pistola 9mm de la que es legítimo usuario. Estaba convencido de que no había sido una falsa señal y que habían entrado ladrones. No se equivocó. Los delincuentes estaban a pocos metros de la habitación matrimonial y él llegó a observar que uno portaba un arma. Nunca supo que era una réplica. Entonces, cuando tuvo la oportunidad disparó. Cuatro veces gatilló. Mató a uno de los asaltantes e hirió a otro.

 Este episodio ocurrido en San Martín y revivió la discusión sobre los alcances de la legítima defensa en hechos de inseguridad. El hecho fue registrado 48 horas después de que en el barrio de Balvanera dos bailarinas persiguieran en un automóvil a dos motochorros que le acababan de robar el teléfono celular. La moto de los ladrones chocó contra un auto estacionado y murió uno de los asaltantes, mientras que su cómplice sufrió graves heridas. La conductora, que recuperó la libertad, fue indagada por exceso en la legítima defensa.

La reacción del empresario textil sucedió en horas de la madrugada de ayer en Lacroze al 600 en Villa Ballester. El empresario, cuya identidad fue preservada para protegerlo de posibles venganzas, no fue detenido. La Justicia consideró que se trató de un acto de legítima defensa. No hubo dudas y la causa terminará archivada. Así lo informaron a LA NACION fuentes judiciales. El dueño de casa nunca estuvo detenido.

"Se trató de un acto de legítima defensa privilegiada porque la víctima estaba en su casa. No hay ninguna duda", explicó un funcionario judicial.

 Lo que no sabía el empresario textil es que habían sido seis los delincuentes que ingresaron en la propiedad. "Llamó la atención la cantidad de ladrones para robar en una casa. A veces la planificación delictiva es absurda", explicaron las fuentes judiciales.

Según fuentes policiales, el delincuente muerto fue encontrado boca abajo en el pasillo que comunica con la habitación matrimonial. "El arma estaba debajo del cadáver. Se trataba de una réplica", explicaron las fuentes judiciales consultadas.

El hecho es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 1 de San Martín, a cargo de la fiscal Alejandra Alliaud.

 Como se consignó, todo comenzó cuando se activó el sistema de seguridad de la propiedad. Entonces, el empresario agarró su pistola para defender a su familia.

"Al ver que al menos uno de ellos portaba un pistola, el hombre comenzó a tirar y como consecuencia de esos disparos, uno de los asaltantes cayó muerto en el pasillo alfombrado que da al dormitorio matrimonial, mientras que los dos cómplices salieron corriendo de la vivienda", según informó la agencia de noticias Télam.

 Enseguida, la familia del empresario llamó al número de emergencias 911 y personal de la comisaría 2» de San Martín se acercó al lugar de los hechos. Los uniformados descubrieron que los ladrones habían ingresado en la casa después de haber violentado una reja.

Detenido en un hospital
Poco después de los hechos, los detectives policiales tomaron conocimiento de que en el hospital Pirovano, en Coghlan, en horas de la madrugada había ingresado herido de un balazo en el muslo derecho un joven de 28 años y de nacionalidad uruguaya. Determinaron que se trataba de uno de los ladrones que había logrado escapar de la casa del empresario textil.

Según Télam, el delincuente herido fue identificado por fuentes oficiales como Michael Parada Sosa, domiciliado en Villa Urquiza, y quedó detenido. El ladrón muerto vivía en Villa Ortúzar. Era conocido por el apodo de Oreja y tenía pedido de captura desde el 15 de mayo de 2016 en una causa por robo agravado en poblado y en banda del Tribunal Oral Criminal (TOC) N° 6 de la ciudad de Buenos Aires.

Los investigadores del caso pudieron identificar los dos automóviles utilizados por los delincuentes a partir del análisis de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de San Martín. Se trató de un Peugeot 308 negro y un Fiat Punto gris que llegaron a Villa Ballester desde la ciudad de Buenos Aires.

Fuente: La Nación

Te puede interesar