Un nuevo ataque a mano armada contra un puesto policial

Policiales 03 de mayo de 2018 Por
Se cree que el objetivo era robar armas y chalecos antibalas; un asaltante terminó herido
2677811w1033

Cuando el intento de copamiento de la comisaría 1» de La Matanza para liberar a un presunto homicida está en plena investigación, un nuevo ataque a balazos contra una dependencia de la policía bonaerense conmovió al gobierno provincial. El blanco fue un destacamento de la Policía Local de Quilmes. En el enfrentamiento un uniformado salvó su vida porque el chaleco antibalas detuvo el proyectil que lo alcanzó. En tanto, uno de los agresores -que vestía un chaleco antibalas de la fuerza de seguridad y portaba una pistola calibre 9 mm con numeración limada, pero con inscripciones de la repartición oficial, resultó herido y quedó detenido.

 La hipótesis de los investigadores es que el objetivo de los delincuentes era robar las armas reglamentarias y los chalecos antibalas de los dos uniformados que estaban en el puesto, un contenedor ubicado en la avenida Smith y Rodríguez. Según fuentes policiales, el arma y el chaleco antibalas que llevaba el detenido podrían pertenecer a una uniformada que fue asaltada en el destacamento de la Policía Local de Almirante Brown, donde cumplía funciones.

Ese hecho ocurrió entre la noche del jueves y la madrugada del viernes pasado, en el destacamento situado en Agrelo y la ruta provincial 4, en Claypole.

En esa dependencia había dos mujeres policías que fueron sorprendidas por delincuentes armados que les robaron los chalecos y las pistolas reglamentarias.

 El ataque en Quilmes, en tanto, ocurrió ayer a la tarde. El delincuente herido y detenido tras el enfrentamiento fue identificado por fuentes policiales como Alejandro Amaro, de 24 años.

Según pudieron reconstruir los investigadores, Amaro ingresó en el destacamento y obligó al personal policial a ingresar en el baño bajo la amenaza del arma que portaba. En un primer momento, los uniformados obedecieron, pero antes de ser encerrados, el oficial Carlos Marcial se trenzó en lucha con el delincuente, que comenzó a disparar. Uno de los proyectiles impactó en el uniformado a la altura del abdomen, pero el chaleco antibalas le evitó una herida grave.

Mientras Marcial peleaba con ese delincuente, una de sus dos compañeras le disparó al sospechoso, que, alcanzado por una bala, quedó tendido en el piso del baño del puesto.

 A 100 metros del destacamento policial la policía encontró abandonado un VW Fox que había sido robado el 6 de abril en jurisdicción de la comisaría 3» de Florencio Varela. Ahora los investigadores intentan determinar cuántos cómplices acompañaban a Amaro.

Te puede interesar