Los argentinos que recorren el mundo en un Falcon de 1981: el marketing fierrero que los ayuda a financiar el viaje

Cultura 15 de enero de 2020 Por
Le compraron el coche de fabricación nacional a un grupo de jóvenes en 62 mil pesos. Salieron en 2017 de Mar del Plata sin destino. Dos años más tarde están en España. “Todos pensaban que íbamos a volver al mes”
75DNKEATQ5FODASKNMMMHFQKCM

Dar un giro. Romper con la rutina diaria, las estructuras de lo estable para salir de viaje, pero un viaje que sea un estilo de vida y se extienda todo lo posible. Que sea en auto descubriendo los paisajes del mundo, y si es un Falcón argentino de 1981, mejor.

“El camino de los sueños empieza con el primer paso”, dicen desde Palma de Mallorca, Juan Marchetti (42) y Marina Mango (29), ahora con un bebé en camino. Hace dos años renunciaron a todo -él a su trabajo como camarero, ella analista contable de una empresa de tecnología- para dedicarse nada más que a viajar.

Lo hacen arriba de su auto clásico argentino. Salieron de Mar del Plata y desde que empezaron su travesía ya visitaron 14 países: “Nuestro cuentakilómetros no funciona, pero según Google Maps ya superamos los 25.000”, confiesa esta pareja que está cumpliendo su sueño.

RPREX2YCPJF25KDWQXJHXIIMLA
R3H2G3S7U5FQHIJCULPNWCA5RU
El mayor logro fue cruzar en barco “La Makinola”, nombre del auto que significa la máquina de los sueños. “ Es un auto que llama mucho la atención, no es algo común verlo circular por las rutas. Como tenemos un cartel pegado con nuestra cuenta (@makinolaporelmundo) la gente nos contacta para conocerlo”.

No es para menos, un 10 de septiembre de 1991 el mítico Falcón se despedía de la línea de montaje de Ford Argentina. Y 28 años después es una rareza verlo circular. "Se lo compramos en 2017 a un grupo de chicos de Tigre, zona norte de Buenos aires, lo tenía para un proyecto personal que no les salió. Iba ir a un desarmadero. Apenas lo vi me enamoré. Lo pagué 62.000 pesos”.

El modelo mantiene sus piezas originales, los asientos son de cuero negro, tiene calefacción pero no aire acondicionado, si dos ventiletes, que cumplen la función de airear el interior del coche. A simple vista se distingue su origen argentino: “Es celeste con la franja blanca que lo atraviesa y el sol en el capot”.

Te puede interesar